Sin categoría

5 M.E.T.A.S. para la madre “perfecta”

Una sonrisa. Sí, es imposible ser perfecta pero podemos enfocar en ser la mejor versión de nosotras con la ayuda de la Biblia. La Palabra de Dios trae enseñanzas en todas las areas de la vida, y en especial en lo que tiene que ver con la familia. La idea de familia empezó en el corazón de Dios y cuenta con su bendición.

Hoy quisiera compartir 5 lecciones que he aprendido en este camino de ser madre. ¿He llegado a ser una experta? Lejos de ello, pero son temas en que estoy trabajando, he tenido un cierto éxito y me parece interesante compartir con otras, que pueden estar en un momento difícil en esta area.

Quiero utilizar el acróstico M.E.T.A.S

M

Mantén su conexión con Dios

En la educación de nuestros hijos, lo más importante es nuestro ejemplo. De nada vale decirles que no pueden o deben hacer algo y nosotros mostramos un mal ejemplo.

Un ejemplo común: si decimos a nuestros hijos que no digan palabrotas y nosotras las decimos, aún que de vez en cuando, no les vamos a educar de manera exitosa.

El ejemplo habla más alto que nuestras palabras. Hay muchos otros ejemplos: sacar ventajas de otras personas, no hacer el bien cuando puedes, no ayudar a los que necesitan, mentir, hablar mal de las personas, etc.

Solamente Dios nos puede ayudar a ser estos ejemplos que nuestros hijos necesitan. Estos versículos puedar echar luz en lo este tema:

22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,

23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

Gálatas 5:22-23

Hermanos, sed imitadores míos, y observad a los que andan según el ejemplo que tenéis en nosotros.

Filipenses 3:17

E

Edúcales en la vida cristiana

Dios quiere ser el centro en nuestros hogares. Él debe estar presente en cada conversación, en cada disputa o desacuerdo, en cada comida o celebración, en cada momento de entretenimiento y relax. Nosotras, como madres, debemos planear y enfocar en esto todo tiempo.

No despreciemos los “momentos de enseñanza”. Cuando mis hijos eran más pequeños teníamos estudios bíblicos en el hogar, al nivel de la edad. Creo que Dios utilizó cada clase, cada enseñanza, pero fue muy importante reconocer los momentos en que Dios ya estaba trabajando en sus vidas y utilizar la apertura que tenían en un momento dado para parar con todo, y enfocar en ellos. Tengo recuerdos de cenas veraniegas en que nos dejamos llevar por temas de discusión, en que tenían muchas preguntas y nosotros dispuestos a contestar.

Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón;

y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.

Deuteronomio 6:6-7

T

Tiene en cuenta sus necesidades.

¿Habéis oído de casos que de repente un hijo o hija hacen algo totalmente inesperado? Eso puede ser tanto para bien como para mal. Infelizmente hay muchos casos de situaciones tristes como el envolvimiento con las drogas, la bebida, etc. Pero también hay cosas positivas como un día limpiando la habitación del niño, encuentras un dibujo magnífico o un poema escrito por él o ella desde el corazón. Conocer a nuestros hijos y saber sus necesidades es clave.

No puedo enfatizar debidamente lo cuanto es importante tener un canal de comunicación con ellos, y esto es un reto. Todo empieza con tu transparencia y camino con Dios. Eso te va a dar autoridad. Ellos saben reconocer lo que es verdadero y son muy listos. Para cada niño hay una manera de conectar y es tu papel descubrirlo. Recomiendo el libro: Los Cinco Lenguajes del Amor Para Ninos, de Gary Chapman. En este libro podrás evaluar la manera que cada hijo prefiere dar y recibir amor. Este libro ha sido básico en conocer a nuestros hijos y saber la manera diferente de relacionarnos con cada uno. Cada niño es un mundo, y tú tienes el privilegio y responsabilidad de conocerlo.

Como aguas profundas es el consejo en el corazón del hombre;
Mas el hombre entendido lo alcanzará.

Proverbios 20:5

Es importante que tratemos de no llegar al punto de no reconocer el comportamiento de nuestros hijos pero se eso pasa, es importante buscar sabiduría y templanza en el Señor. El libro de Proverbios nos enseña mucho acerca de ello y os recomiendo como recurso.

A

Ama sin condición

La Biblia nos enseña este tipo de amor, pero es tan fácil caer en la trampa de amar a las personas (hijos) por lo que hacen. El amor de Dios es sin condición. Nuestro amor por nuestros hijos (y todas las personas) debe de ser así también. Nuestra constancia en amor va a hablar muy alto, en especial cuando no lo merecen.

Así es el amor de Dios hacia nosotros. No nos ama solamente los días en que hacemos todo lo que nos pide. Nos ama cuando desobedecemos, cuando le ponemos en segundo lugar, cuando pecamos. Nuestros hijos sabrán conocer el amor de Dios cuándo nosotros mostramos este amor. Es nuestra responsabilidad llevarles a querer y apreciar el amor de Dios porque lo han visto en nuestra manera de ser y de servir.

No es fácil amar cuando nuestros hijos nos desobedecen, cuando nos hablan mal, cuando hacen lo indebido, cuando pecan contra nuestra confianza, cuando dejan a Dios … pero es nuestra responsabilidad hacerlo y hacerlo, hasta que nuestro amor venza y ellos se entreguen a Dios y le sigan.

Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados.

1 Pedro 4:8

El odio despierta rencillas;

Pero el amor cubrirá todas las faltas.

Proverbios 10:12

S

Suplica a Dios por sus hijos

Quizás esta sería la primera “META” en orden de importancia pero no cabía en el acróstico. No se puede decir demasiado acerca de esta faceta de la vida de una madre. El orar por nuestros hijos debe de ser una responsabilidad que llevamos a cabo diariamente, sin cesar, en cada momento. Cuando pienso en mis oraciones, pienso en el versículo:

Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;

I Pedro 5:8

Una de las más exitosas estrategias del enemigo para derrotarnos es enfocar sus esfuerzos malignos en nuestros hijos. Cuando nuestros hijos sufren, nosotras sufrimos el doble. Nos sentimos desanimadas. También creo que la esperanza que hay en Dios nos levanta y nos lleva a tener una actitud positiva y de victoria. Así debemos vivir. Nadie quiere vivir con alguien que esté continuamente está triste, derrotada y desesperanzada.

Me hiciste conocer los caminos de la vida;
Me llenarás de gozo con tu presencia.

Hechos 2:28

Aún llenará tu boca de risa,
Y tus labios de júbilo.

Job 8:21

Llenemos nuestro hogar de gozo y de fe. Dios va a contestar nuestras oraciones. Sabemos que puede tardar en nuestra perspectiva, pero Dios contestará nuestra oración en tiempo oportuno. No dejemos de suplicar y clamar por nuestros hijos:

  1. por su salud
  2. por su vida espiritual
  3. por sus estudios
  4. por su trabajo
  5. por su pareja (aún que sean pequeños)
  6. por su futuro
  7. Clama por las promesas del Señor
  8. Bendíceles con oraciones y también hablándoles en voz alta. Todo un estudio sobre dar bendiciones a los hijos: El poder de la bendición de los padres

Estas son las 5 metas que nos pueden dar la base de una relación con nuestros hijos. Esta relación pasa por nuestra relación con nuestro Dios, que debe estar involucrado en cada paso a través de oración. Es un círculo vicioso lleno de amor, perdón y victoria.

Feliz Día de la Madre

Mara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s