Bible Journaling, La Biblia

Bible Journaling: hay un precio

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es cruz-2.jpeg

Ya he visto dos maneras diferentes de enfocar la fe en Cristo:

  1. Para seguir a Cristo hay que empezar por tener una vida recta y justa, presentarte lo mejor posible con mucho sacrificio para que Dios te vea digno, quizás un día.
  2. No hace falta hacer nada, es un regalo, lo recibes y ya está. La gracia y benevolencia de Dios es tanta que no tendrás nada que hacer o un precio que pagar.

Creo que ambas tienen algo de verdad pero no reflejan el compromiso que Jesús quiere de nosotros.

No fue poco lo que hizo Cristo por nosotros. La salvación es gratis para nosotros pero tuvo un precio muy alto, pagado por Jesús. Para empezar a tener una relación con Jesús hay que entender su sufrimiento, tener un corazón agradecido, mirar hacia dentro y ver que indignos somos de tal regalo, y dar un paso de arrepentimiento y amor en su dirección.

A partir de allí Jesús entra en acción y nos capacita, nos libera, nos sana, nos llama a un propósito maravilloso, nos da la vida eterna. Es todo Él … de nosotros solamente este corazón agradecido y arrepentido, con el deseo profundo de cambio.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es cruz.jpeg

Otros predican que uno tiene que ser justo y recto para ser digno. Eso se manifiesta mucho en las religiones y ritos espirituales. Yo digo que es imposible serlo antes de conocer a Jesus. No pongamos la carroza delante del caballo.

Primero viene el giro de 360 grados en tu vida, sigue un nuevo corazón. Leemos:

17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 2 Corintios 5:17

Cuando todo se hace nuevo, descubrimos quienes somos de verdad. Descubrimos lo que Dios tenía en mente cuando nos formó en el vientre de nuestra madre.

Allí empieza la vida digna de Jesús, con Él mismo a la dirección y tú como pasajero.

Esta vida, entretanto, tiene un precio. La vida no se hace perfecta y maravillosa sin problemas. Hay problemas, hay discordancias, hay persecución. Al aceptar a Cristo uno tiene que saberlo. El mundo nos abordará a diario con costumbres antiguas, pecados escondidos, debilidades de carácter, en suma, el viejo “yo”. A diario debemos entregar todo eso al Señor e invitarle a caminar a nuestro lado. A cada día tomamos nuestra cruz.

Es un camino a veces difícil pero la alegría y paz de su presencia nos pagan con creces.

Él quiere darnos una salvación gratuita, un regalo que Él ha comprado con alto precio, pero también quiere ser el primer en nuestra vida. Quiere que dejemos todo lo demás en segundo plano. Esta es la cruz que debemos llevar: ir en contra del mundo con todas sus complicaciones para seguirle a él.

y el que no toma su cruz y me sigue no es digno de mí. Mateo 10:38

Mara