Bible Journaling, La Biblia, Mixed Media

Bible Journaling: nuevas instrucciones

Dios les dio la tabla de los 10 Mandamientos a Moisés y al pueblo de Israel. El pueblo necesitaba direcciones para una vida que agradaba a Dios. De una manera la tabla les ayudaba a entender quién era Dios y lo que le agradaba.

Cuando vino Jesús, Dios se manifestó en forma corporal para ir más allá. Su vida fue un retrato de quien es Dios y sus instrucciones nos enseñaron Su voluntad.

Si quieres conocer más a Dios, lee la vida de Jesús. Está plasmada en los evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Puedes empezar aquí: Bible Gateway – Evangelio de Juan

En el texto que he leído hoy, Jesús da nueva dimensión a los 10 mandamientos. Dejo uno de los versículos que me sirvió de inspiración esta mañana. Este es uno de los ejemplos de mucho contenido de Mateo 5:

38 Sabéis que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente39 Pero yo os digo: No recurráis a la violencia contra el que os haga daño. Al contrario, si alguno te abofetea en una mejilla, preséntale también la otra. 40 Y al que quiera pleitear contigo para quitarte la túnica, cédele el manto. 41 Y si alguno te fuerza a llevar una carga a lo largo de una milla, llévasela durante dos. 42 A quien te pida algo, dáselo; y a quien te ruegue que le hagas un préstamo, no le vuelvas la espalda.

La base de las instrucciones de Cristo van más allá de cumplir unas normas. Ahora, a través de Cristo, conocemos que Dios mira la intención del corazón.

Muchas veces en mi vida he tenido dificultades en ser así. Somos seres sociales pero las relaciones humanas pueden llegar a ser un reto. No todos optan por seguir los parámetros bíblicos, así que se hace difícil actuar como Cristo, pero cuando tú lo haces llegas a impactar a la gente.

¡Esta es la idea! Cuando actuamos por estas “nuevas instrucciones”, representamos a Cristo. Mostramos quién es Él al mundo.

¿Qué hacer cuando hacer lo correcto no te sale del corazón?

Me he encontrado en situaciones en que no sentía de seguir estas instrucciones pues estaba enojada, dolida o la persona no lo merecía. Jesús totalmente entiende estos sentimientos porque los ha vivido en primera persona.

Oí una vez que el amor no es un sentimiento sino una acción. Así que cuando no “siento”, actúo. Puedo garantizarte que cuando eso pasa, el amor empieza a llenar mi corazón y veo el Señor ayudándome a hacer lo correcto. Podríamos decir, en un sentido, que el amor es obediencia.

No quiero minimizar tus sentimientos. A veces las situaciones son muy dolidas y se nos hace casi imposible actual en amor. Quiero animarte por decir que Dios es Dios de lo imposible. Él puede y quiere curar tu corazón. Date tiempo en Su presencia para que él te cure y te inspire a hacer lo correcto en el momento oportuno.

Mientras escribo este texto, pido a Dios por ti y por mí. Que podamos mostrar el amor de Dios de manera práctica a todos los que nos cercan, y que vean la luz de Jesús a través de nuestra ofrenda.

Mara

La Biblia, Paso a paso, Pensamientos

Mis manos son Sus manos: parte 2 “SOY AMADA”

En la semana pasada hemos empezado a hablar sobre nuestro propósito y entender cómo tiene una influencia en el amor que recibimos y extendemos a otros.

Todo empieza con Dios, y este fue nuestro primer enfoque.  Si no lo has leído puedes ir a Mis manos son Sus manos, Parte 1.

Hemos leído este versículo que nos enseña esta secuencia prioridades:

Mateo 22:37-39

37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.

38 Este es el primero y grande mandamiento.

39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

Aquí encontraras resumida, la misión de tu vida:

  1. Amar a Dios en primer lugar
  2. A ti misma
  3. A tus semejantes

Quizás alguna esté pensando que parece un tanto egoísta ponernos delante de nuestro semejante.  La verdad es que si no nos amamos a nosotras mismas, no seremos capaces de amar a otros.  El amor al próximo empieza por entender quienes somos, para qué fuimos creadas, y cómo somos amadas. 

Volvemos a la jarra llena que ya no puede contener, sino que derrama todo a su alrededor.  El amor de Dios primeramente debe actuar en nuestra vida, llenarnos hasta que empezamos a distribuir a los que nos cercan.

Cuando aceptamos el amor de Dios, nuestra autoestima sufre una transformación.  ¿Quieres saber algo sobre el amor de Dios por ti?   Escribo algunos textos de la Biblia para que los leas:

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos. Dios decidió de antemano adoptarnos como miembros de su familia al acercarnos a si mismo por medio de Jesucristo. Eso es precisamente lo que él quería hacer, y le dio gran gusto hacerlo”  –Efesios 1:4-5

Porque tú formaste mis entrañas;
Tú me hiciste en el vientre de mi madre.

1Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras;
Estoy maravillado,
Y mi alma lo sabe muy bien.

1No fue encubierto de ti mi cuerpo,
Bien que en oculto fui formado,
Y entretejido en lo más profundo de la tierra.

1Mi embrión vieron tus ojos,
Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas
Que fueron luego formadas,
Sin faltar una de ellas.

1!!Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos!
!!Cuán grande es la suma de ellos!  — Salmo 139:13-17

Algunos puntos importantes para considerar, basados en estos textos:

  1. Antes que existiera el mundo, tú ya estabas en los pensamientos de Dios
  2. Cuándo fuiste engendrada, Dios estaba activo en tu formación.
  3. Dios ha tejido tu personalidad, carácter y habilidades.
  4. Dios tiene un plan perfecto para tu vida, si tú decides seguirle.
  5. Todo lo que hace Dios es formidable, asombroso, maravilloso … y tú eres una de sus obras primas.
  6. Él desea que además de ser una creación asombrosa de sus manos, seas parte de su familia, su hija – por eso ha enviado a su hijo para abrir el camino que estaba bloqueado por el pecado.
  7. Dios NUNCA comete errores, y todo lo que hace es precioso, lo que incluye a ti.

Así, con estas pocas verdades encontradas en estos versículos podemos llegar a la conclusión que somos valiosas.  Lo interesante es que muchas vivimos la vida sin considerarlo y escuchamos las mentiras que este mundo trata de enseñarnos:

  1. Tú no vales, mejor sería no haber nacido
  2. Tienes que cambiar (adelgazar, engordar, estudiar) para que la gente te quiera de verdad.
  3. No tienes los talentos necesarios para lo que tienes que hacer
  4. No vales nada – nadie te quiere
  5. Nadie te entiende, no eres comprendida

A estas mentiras que nuestro enemigo (el diablo) quiere enseñarnos, debemos combatir con las verdades de la Palabra de Dios, la Biblia.

  1. Soy una obra prima de Dios, nadie es como yo, soy única y parte esencial del Gran Plan de Dios.
  2. Él me ama como soy, y en Él puedo todas la cosas.  Él podrá ayudarme a tener la vida saludable que necesito para cuidar este regalo que me ha dado, mi cuerpo y mente.
  3. Tengo dones y talentos dados por Dios para servirle a Él y a mi semejante.  Mi responsabilidad es encontrarlos y utilizarlos para que Dios reciba todo la Gloria por las obras de mis manos.
  4. Soy amada por el Creador de todas las cosas, que antes de todo, soñaba conmigo.  El me ha formado de una manera preciosa, que le trae placer a Él.
  5. Él me conoce y me entiende, pues antes que diga una sola palabra ya sabe lo que llevo en mi mente.  Él puede ayudarme en todas las relaciones de mi vida.

En solamente estos dos textos de la Biblia encontramos todas estas verdades.  La Biblia está llena de perlas de sabiduría como estas.  Debemos leerla a diario y apuntar todo lo Dios nos enseña.  Es una carta de amor de parte de Dios a cada una de nosotras, y no debemos ignorarla.

El quererse a una misma, desde la perspectiva de Dios, es importante para una buena autoestima y para que cumplamos Su propósito en nuestras vidas.  

Quizás leas eso y te parece bonito, lo ves interesante y hasta muy poético.  No quedes en la admiración, da un paso de fe hasta esta realidad supernatural en que te sientes amada y mimada por tu Padre Celestial.  Pasas a caminar a cada día con una nueva visión de tu vida, y dirección para cada paso a tomar.  La vida en la presencia de Dios no tiene precio, y no hay cómo explicarla completamente, la tienes que experimentar en primera persona.

Te invito a este video que muestra la historia de amor de Dios con la humanidad.

Si viendo este video, has hecho esta oración, envíame un mensaje para que me alegre contigo. También quisiera enviarte un regalo. Si tienes más preguntas, también estoy disponible para contestarte.

En la semana que viene continuamos hablando en cómo “derramar” el amor de Dios en la vida de los que nos cercan.

Si no has leído las otras publicaciones de esta serie, las dejo aquí;

  1. Hacia una vida supernatural
  2. Mis emociones y Dios
  3. Mi forma de ser
  4. La Balanza del amor
  5. Mis manos son Sus manos

Mara

¡Envíame un email!

La Biblia, La Oración, Paso a paso, Pensamientos

Mis manos son sus manos

Hoy esta publicación está dedicada al amor.  Como compartí en la semana pasada en mi publicación, La balanza del amor, cuando nos encontramos de manera supernatural con Jesús, un tremendo cambio ocurre.  Él “llena nuestro jarro” al punto que empieza a derramar, no podemos contener todo el amor y empezamos a compartir con otros.

Miremos lo que nos dice la Biblia a respecto:

1 Juan 4

Dios es amor

Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios.

El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.

En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él.

10 En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.

11 Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros.

Está muy claro que si conocemos a Dios, si seguimos a Cristo, acciones de amor seguirán.  Quisiera enfatizar que el amor que nos enseña la Biblia no es un sentimiento, sino una acción.  A veces viene acompañado de sentimientos, pero no siempre.  Esto quiere decir que aún que no “sintamos” debemos actuar en amor.  Puedes estar pensando que esto es imposible, pero con la ayuda del Espíritu Santo, podremos llevar a cabo los proyectos de amor que Dios ciertamente pondrá en nuestros caminos.    No hay mejor manera de estar conectada con Dios que cuándo servimos a nuestro semejante en su Nombre.

Hay una historia que me gusta mucho.  Es un caso verídico:  En el patio de una pintoresca y pequeña iglesia en un pueblo de Francia, había levantada una bella estatua de Jesús con sus manos extendidas. Pero un día, durante la Segunda Guerra Mundial, una bomba cayó demasiado cerca de la estatua haciéndola añicos. Al final de aquella batalla, los ciudadanos del pueblo decidieron buscar todas las piezas de la estatua y reconstruirla. Pacientemente reunieron las piezas rotas y la armaron. Las marcas de la unión de las piezas en el cuerpo añadieron belleza, si bien encontraron un problema: No pudieron encontrar las manos de la estatua. “Un Cristo sin manos no es en ninguna manera un Cristo”, se lamentaba alguien. “Manos con marcas, si. Pero, ¿cómo puede haber una estatua del Señor sin manos? Necesitamos una estatua nueva.” Pero alguien tuvo otra idea que prevaleció. Colocaron una placa dorada en la base de la estatua, que decía, “No tengo otras manos que las tuyas.”

Somos sus manos.  Él nos utiliza para realizer su obra en el mundo. 

Vamos a los pasos prácticos.  Hablaré en orden prioritaria, cómo desarrollar una vida de servicio, de amor al prójimo, paso a paso.

Miremos estos versículos muy importante:

Mateo 22:37-39

37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.

38 Este es el primero y grande mandamiento.

39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

Aquí encontraras resumida, la misión de tu vida:

  1. Amar a Dios en primer lugar
  2. A ti misma
  3. A tus semejantes

Pongamos un poco de praticidad a esta idea.  Hoy hablaré del amor más importante de tu vida.

  1. Amar a Dios en primer lugar:

¿Cómo puedo amar a Dios?  Es muy importante que, una vez empecemos nuestro camino con Jesús, podamos practicar el amor a Dios. 

Leer la Biblia a cada día, te hace conocer a Dios.  Tú quieres conocer más a quien amas.  La Biblia es un libro supernatural.  Mi marido siempre dice algo que lo explica perfectamente:  Mientras tu lees la Biblia, la Biblia te le a ti.  Los textos leídos traen a la luz nuevas realidades sobre quién es Dios.  Al conocerle, tu amor crecerá.  Esta relación de amor es la más importante de tu vida, pues las otras se beneficiarán de ella. ¿Te acuerdas del jarro lleno de amor que desborda?

La oración es la respuesta al tiempo de lectura de la Biblia, pues lo que aprendes y sientes, lo respondes a Dios.  La oración puede ser dividida en muchas partes.  Todas no son esenciales a la vez, pero todas son importantes eventualmente.  Así que cada una de ellas debe de hacer parte de tu vida, como prueba de tu amor.  Utilizaré ejemplos de algunos Salmos del Rey David.

1.Alabanza:  al conocerle a Dios en la Biblia, al Creador, al Salvador, al Proveedor, al dueño de todas las cosas – no podrás dejar de decirle de tu admiración, de decirle palabras de reconocimiento por su grande amor y por quién es.  Esto es alabanza.  Lo pongo en primer lugar porque creo que a Dios le agrada un corazón que Le alaba, y al reconocer sus méritos, tu fe crecerá.  El Dios Eterno y Creador de todo ciertamente podrá solucionar tu problema personal.

Salmo 145: 1 Te exaltaré, mi Dios y Rey,
    y alabaré tu nombre por siempre y para siempre.
Te alabaré todos los días;
    sí, te alabaré por siempre.
¡Grande es el Señor, el más digno de alabanza!
    Nadie puede medir su grandeza

2.Confesión:  en estos momentos examinas tu corazón.  Es importante tener un corazón limpio de pecado al entrar en la presencia del Señor.  Una vez entregas tu vida al Señor recibes el perdón por TODOS tus pecados. Pero tendrás momentos de pecado en tu vida, en estos confesarás para mantener una relación transparente de amor con el Padre. Puedes pedirle a Dios que te muestre si hay algo que debes confesar.  Muchos prefieren incluso empezar por esta parte para asegurarse que todo lo demás llega a Dios.  En mi experiencia propia, la alabanza me hace darme cuenta de cosas en mi vida que no condicen con el carácter de Dios. Eso me lleva a confesar. 

Salmo 139:23-24 Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino.

3.Gratitud: es importante tener un corazón agradecido.  Debes reconocer las bendiciones que tienes en tu vida.  Todo lo que eres y lo que tienes viene del Señor.  Aún en momentos difíciles de la vida, encontramos motivos para agradecer.  Hagamos de esto una práctica.

Salmo 138  Te daré gracias, Señor, de todo corazón;
te cantaré himnos delante de los dioses.
Me arrodillaré en dirección a tu santo templo
para darte gracias por tu amor y tu verdad,
pues has puesto tu nombre y tu palabra
por encima de todas las cosas.
Cuando te llamé, me respondiste,
y aumentaste mis fuerzas.

4.Petición: estos son momentos en que con palabras o sin ellas, te rindes delante del Señor pidiendo una respuesta.  Una vez haya pasado un tiempo de alabanza, confesión y agradecimiento, tendrás una vision de quien es el que está escuchando tu petición.  Tu fe se edificará.  Habla con tus propias palabras, y trata de explicarlo.  Pero no te preocupes excesivamente, pues Su conocimiento va más allá de lo que decimos y sabe leer incluso los rincones escondidos de nuestro corazón.  Total transparencia es importante cuanto estamos delante de Dios.

Salmo 85: 1Inclina tu oído, Señor, escúchame,
que soy un pobre desamparado;
2protege mi vida, que soy un fiel tuyo;
salva a tu siervo, que confía en ti.

5.Intercesión: en este momento quitas el enfoque de ti, y pasas a hablar de otros en necesidad.  Esta es la mayor prueba de amor que puedes tener por alguien:  mencionar sus necesidades delante de Dios. Por allí empieza tu servicio de amor. El Señor podrá contestar la oración a través de otras personas o quizás quiera elegirte a ti para ser Sus Manos.

Salmo 142. 1Señor, escucha mi oración;
tú, que eres fiel, atiende a mi súplica;
tú, que eres justo, escúchame.
2No llames a juicio a tu siervo,
pues ningún hombre vivo es inocente frente a ti.

Esta relación de escuchar y hablar con Dios es clave para todas las areas de tu vida, en especial en las areas de servicio al próximo.  Estando en Su presencia, de manera supernatural a través de Su Espíritu Santo, ganas la perspectiva para el propósito de tu vida. 

En la semana que viene continuaré hablando sobre las maneras practicas de demostrar amor, en orden prioritaria, de acuerdo con lo que nos enseña la Biblia.

Pasos para esta semana:

  1. Trata de pasar unos momentos con Dios. Si no sigues todavía a Cristo, te recomiendo ver este enlace: ENCONTRANDO A DIOS . Es importante entender lo que nos dice la Biblia, pero hace falta un paso de fe. Con el tiempo este paso va a ser confirmado por lo que lees en la Biblia.
  2. Para empezar a leer la Biblia, yo recomiendo el libro del Evangelio de Juan, pues es un libro que explica el amor de Dios, narrando la vida de Jesus. Si tienes una Biblia busca el cuarto libro del Nuevo Testamento. Puedes también leerlo en este enlace: Evangelio de Juan
  3. Aparta unos momentos esta semana para estar a solas con Dios para orar. Usa la guía que he presentado pero no te preocupes de acordarte de los detalles. Imagina que estás tomando un café con tu mejor amigo de infancia, que te conoce y te quiere mucho. Dile lo que tienes en el corazón.

La Biblia dice, “los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.” Salmo 51:17

Paso a paso,

Mara

Paso a paso

La balanza del amor

Somos seres sociales diseñados para vivir en compañía de otras personas.  Nececitamos tanto dar como recibir amor.  Si a balanza no está equilibrada, estaremos frustradas, nos sentiremos utilizadas y nuestra auto-image va a sufrir.

En la semana pasada he abordado este tema, el auto image.  Lo puedes leer aquí:  Mi forma de ser  

Nuestras relaciones familiares son las más importantes, seguidas de las amistades, compañeros de trabajo, y conocidos.  En este mismo orden, cuando la balanza no está equilibrada, más roto nuestro corazón va a estar.  

Todas hemos tenido experiencias en que alguién de nuestra propia familia, o alguien más, nos haya defraudado.   Esto duele mucho.  Quisiera hablar de algunas causas, encontrar una solución que traerá los mejores resultados. 

  1. Tu marido se olvida de un día especial, como puede ser tu cumpleaños.  Te sientes herida.
  2. Tu hija se rehusa a compartir contigo algún secreto, el cual lo comparte abiertamente con el padre.  Te sientes traicionada.
  3. Tu madre muestra una preferencia hasta tus hermanos.  Te sientes en segúndo plano. 
  4. Tu jefe elige a otro para una promoción en el trabajo.  Te sientes olvidada.
  5. Tu amiga, que no te habla hace mucho, te llama pidiendo un favor.  Te sientes utilizada.

Estas son pocas de las muchas situaciones que pueden estar trayendo dolor a tu vida ahora mismo.  Es increíble cómo el ser humano puede causar tanto daño a los otros.  Ojo, a la mejor somos nosotras las que causamos dolor en alguna ocasión. 

Cuando hablamos de vida supernatural, buscamos una salida fuera de nuestros propios recursos.  Te invito a abordar este tema desde la perspectiva de Dios. 

  1. Nos pensamos en Él.  Se siente herido.
  2. Buscamos otras soluciones fuera de Él.  Se siente traicionado. 
  3. Preferimos otros pasatiempos, en vez de buscarle a Él.  Se siente en segundo plano. 
  4. Elegimos toda suerte de experiencias espirituales y no pensamos en Él.  Se siente olvidado. 
  5. Solamente le hablamos para pedir algo.  Se siente utilizado. 

Con esta nueva perspectiva, podemos llegar a ver que somos culpables también.  Desde este otro plano, vemos que Dios conoce nuestros sentimientos, nuestras emociones.  Puede solidarizarse con nosotros.  

De vuelta a la balanza del amor dado y recibido.  Cuando salimos de nuestra realidad inmediata y pasamos a buscar respuestas supernaturales, nos deparamos con el gran amor de Dios.   Imagina una balanza totalmente volcada del lado de Dios,  pesada con Su amor por nosotras.   Nuestro camino con Cristo empieza así y nunca cambia, porque poco podemos hacer para balancear la relación, siempre pesará de Su lado.  

No hay nada que pueda sustituir el sentirse amada de esta manera, lo mínimo que quieres hacer es retribuirle, siguiéndole, aún que sea entre andar, caerse y levantarse de nuevo.  Él no espera perfección de nosotras, solamente nuestro amor y devoción. No le importa que no podamos, por más que hagamos, traer equilibrio a la balanza.

Lo que pasa, entretanto, es que cuando recibimos tanto amor, somos llevadas a compartirlo.  Es algo tan natural como un jarro de agua que no puede contener más y empieza a derramar el agua por todos los lados.  

Cuanto encontramos el amor supernatural de Dios, hay un cambio de prisma radical.  Estamos llenas de él y queremos dar a otros lo que a nosotras nos fue dado gratuitamente.  Nuestra auto-image sufre una transformación y dos cosas pasarán:

  1. No necesitaremos tanto de las personas que nos cercan.  Seremos completas con Él.  
  2. Empezamos a dar más a las personas que nos cercan, y la respuesta de ellas puede que llegue a ser lo que toda la vida hemos esperado.  

Sin Dios, estamos en un círculo vicioso que va en una dirección. De repente, con Él, hay una transformación y los elementos del círculo cambian. .  

Esta es la ecuación del amor de Dios.  Es algo que funciona porque es supernatural.  He experimentado su amor y vivo en su amor.  Las cosas no se hacen perfectas de la la noche a la mañana, pero con Su amor, puedo esperar,  porque Él es suficiente. 

Nadie tiene mayor amor que el dar la vida por sus amigos — Juan 13:15

Hoy dejo esta pregunta:  ¿Ya has pensado en empezar a seguir a Jesús, llenar tu vida de su amor y, como consecuencia, tocar a todos en tu vida con este amor abundante?   ¡Haz la prueba!

Si quieres saber cómo llegar a empezar este camino con Cristo, escríbeme sin compromiso. (Mara).  Estaré dispuesta en ofrecer algunos enlaces y recursos en que puedas saber más a respecto. 

En la siguiente publicación compartiré unos pasos muy prácticos, para el día al día, para llenar tu vida y las de los que te cercan de amor.  

Esta semana, toma el paso de conocer más sobre el amor De Dios. Puedes empezar por leer El Evangelio de Juan.

Paso a paso, 

Mara

Todas las publicaciones de esta serie:

  1. Hacia una vida supernatural
  2. Mis emociones y Dios
  3. Mi forma de ser